NOTICIAS Y MÁS

ANDREA ALKALAY, SU PROYECCIÓN INTERNACIONAL

Serie Paisaje sobre paisaje: Cod # 34795C.

2 fotografías digitales superpuestas. Adelante: Fotografía Bl y N (corte y plegado). Atrás: digitalización cromática. 2020.



Serie Paisaje sobre paisaje: Cod # C8E1E7.

2 fotografías digitales superpuestas. Adelante: Fotografía Bl y N (corte y plegado). Atrás: digitalización cromática. 2020.



Serie Sobre India:  Murmullo. fotografía digital toma directa. 2017.



Serie Kutho : Pescador. Fotografía digital toma directa. Intervención manual con Oro 24K. 2019.



Serie Territorios urbanos, Sin título. Fotografía digital toma directa. 2017.



De la serie Naturaleza incierta: Vietnam.  Fotografía digital toma directa. 2014. 

(En “Naturaleza incierta”, fotolibro de su autoría. 2016)



Andrea Alkalay 

(Buenos Aires, 1965). 

Artista visual con sede en Buenos Aires. Egresada de la Carrera de Diseñado Industrial (U.B.A). Aprendió técnicas y estudios fotográficos en talleres y completó el ciclo de formación Proyecto Imaginario. En 2016 publicó el libro Naturaleza Incierta. Su trabajo es exhibido internacionalmente. Entre los premios se destacan Sony Photography Awards, Tifa Tokyo Awards, Primer Premio Pilará, UAE (RAK festival), ganadora del Festival de la luz en Argentina 2018. Exhibe obra en el Museo Provincial de Bellas Artes de San Juan, Bienal de Tucunan, Venezuela (PremioTRESy3 ), México (Premio FINI), Canadá (+15 Window Open Call), Chile (Festival Mapocho) , Participa en publicaciones como PHmuseum, Urbanautica, F-Stop, Ardoc, Art Fluent, Click Magazines, Saatchi Art, Fotografias Latam, Foto Feminas, entre otras. Representada en Argentina por la galería Oda Arte. 

Días pasados, su nombre se hizo corriente en el ámbito de la fotografía contemporánea al obtener el primer Premio para el Área de América Latina del concurso internacional de la World Photography Organization, prestigiosa entidad creada en 2007 con el fin de promover la actividad de los fotógrafos en todo el mundo mediante concursos, exposiciones, ferias y proyectos colaborativos.

En ese espacio consagratorio, Andrea Alkalay cosechó el premio máximo entre los profesionales latinoamericanos de la fotografía. Formada en la Universidad de Buenos Aires, se autodefine como una “artista visual que utiliza la fotografía como soporte principal de su obra”.

Dejemos que sus respuestas nos permitan disfrutar su obra desde una perspectiva más profunda.

HILARIO: ¿Tu formación como Diseñadora Industrial se plasma en tus búsquedas artísticas de una manera directa?

ANDREA ALKALAY: Toda formación académica es una raíz para entender el mundo. Luego dependerá de cómo decodificas esos conocimientos para tu hacer.  Como diseñadora aprendí a usar los materiales en relación con la forma - función, y a concebir proyectos sustentados en conceptos respaldatorios. En tal caso puedo decir que esa lógica la tengo arraigada en mi proceso artístico. 

El diseño, al igual que el arte, requieren de investigación y exploración, pero las finalidades son muy distintas. El arte no tiene que tener un uso práctico, ni satisfacer necesidades del orden de lo utilitario.  

Me gusta experimentar con materiales para intervenir mis obras, pero los utilizo como símbolos para subrayar alguna idea, como las láminas de oro empleadas en mi serie Kutho (2), para asociarlo con religión, iluminación y poder, por ejemplo. 

La siguiente reflexión editada en tu sitio web, ¿define tu trabajo artístico?: “El arte es un camino hacia lo genuino. Una búsqueda hacia la verdad. Se que no existe, pero el intento me parece válido y es lo que me impulsa a hacer y decir“. 

AA: No sé si lo define, pues lo que digo es que estoy en una constante búsqueda, y esa búsqueda es un camino sin fin ya que la verdad es algo relativo. Encontrar sentido es difícil, y mis cuestionamientos son una mera observación. 

Utilizo la fotografía para manipular la percepción de la realidad y reflexionar. Me interesa construir significado en base a lo ilusorio.

¿Cómo intervienen sobre tu trabajo creativo las barreras impuestas por la pandemia, máxime cuando buena parte de tu trabajo nacía de las imágenes y vivencias de tus viajes por el resto de América, Asia, África y Europa?

AA: La pandemia me mantiene muy activa. Precisamente porque impone una dinámica nueva de trabajo, un acceso a la información amplificado. La serie ganadora del premio Latin America Professional Award, la empecé a trabajar el año pasado con lo que tenía más a mano, mi archivo de viajes por el mundo. Trabajé con la noción de paisaje, en el sentido más amplio de la palabra. Edité el material seleccionando diferentes escenarios para la nueva composición que quise hacer. El bosque, el mar, el palmar, las montañas, ya no pertenecen a ningún lugar específico.  

Luego les extraje su colorimetría para armar un collage de dos imágenes que proponen un dialogo entre lo figurativo de la escenografía delantera, y la abstracción de un backstage digitalizado como un código de barras. 

Tu participación en certámenes nacionales e internacionales es muy activa y exitosa, ¿qué despiertan en tu labor artística y cuánto te benefician al cosechar importantes premios, como el que acabas de obtener?

AA: El concursar me da impulso, pues tiene el potencial de abrirme puertas a nuevos desafíos y me vincula con otros actores del universo artístico. Aumenta la visibilidad de la obra al ser exhibida en museos y espacios de arte, tema clave para llegar a un público más amplio, y eso me hace muy feliz. Intercambiar miradas con otras culturas, ordenar aspectos formales para la participación, integrarme a una comunidad activa, son algunas de las valiosas instancias del recorrido de una obra para ponerse en valor.  

¿Qué opinión te merece el mercado de la fotografía contemporánea latinoamericana?

AA: En términos de mercado económico, no puedo hablar. No entiendo la cosa por ese lado. En cuanto a la fotografía latinoamericana tengo a muchísimos autores referenciales que admiro, como Constantino, Gonzales Palma, Iturbide, Schoijet, Pastorino, entre tantos de otras diciplinas, pues es casi indistinto. Creo que aún hay un largo camino por recorrer para que el arte latinoamericano ocupe un lugar más destacado en la escena mundial. El nivel es comparable.



¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.

Ver nuestros Boletines Virtuales