VOLVER

SUBASTA ONLINE

SUBASTA ONLINE HILARIO V

Finaliza en

Federico García Lorca. 1949.

Cabeza de terracota, firmada. Medidas. Alto: 26,5 cm. Obra en muy buen estado. Se exhibe sobre un pedestal de madera.


El poeta español Federico García Lorca llegó a Buenos Aires en 1933; lo hizo con la expectativa de permanecer 15 días y su estadía se prolongó por seis meses. En plena Década Infame fue recibido con emoción y respeto entre sus colegas literatos y en el Teatro Avenida, sus obras “Bodas de sangre” y “La zapatera prodigiosa” cautivaron al público porteño con la interpretación de Lola Membrives. Fue tal el éxito de “Bodas de sangre” que el propio FGL llegó a declarar: “No creí que en Buenos Aires tuviera un eco más intenso que en Madrid”. Aquí disfrutó de nuevas amistades; se vinculó con Raúl González Tuñón, Jorge Larco, Oliverio Girondo, Norah Lange, María Rosa Oliver (“La rubia”), Alfonsina Storni y entre otros, con Pablo Neruda, por entonces cónsul chileno en esta ciudad. 


Federico García Lorca (1898 - 1936), de corta existencia -fue fusilado por las milicias falangistas en las cercanías de Granada, víctima de la Guerra Civil española-, cautivó a los escritores y artistas de nuestro país. 


César Bustillo (1917 - 1969), pintor y escultor argentino nacido en Plátanos, modeló la cabeza de García Lorca en terracota, y la concluyó con una pátina que trasluce el color bronceado y la textura del material esculpido. La obra comparte el estilo de sus coetáneos José Fioravanti y Luis Perlotti: la simplificación, la eliminación de lo superfluo y temporal, arribando a la idealización y al estatismo. 


Autodidacta, el primogénito del arquitecto Alejandro Bustillo desarrolló su arte en óleos, acuarelas, esculturas y murales. Realizó muestras individuales -como la de la Galería Witcomb-, y otras colectivas, como la de Wildenstein, junto a artistas nacionales como De la Cárcova, Daneri, Forner, Pettoruti, Soldi y Spilimbergo. Es ampliamente recordado por los seis frescos que pintó en el hall del Gran Hotel Provincial de Mar del Plata -diseñado por su padre Alejandro Bustillo-, titulados “Los vientos del país”. Al cabo de dos años de trabajo - nuestra escultura fue realizada en medio de su obra emblemática-, los frescos fueron inaugurados en 1950. Aquel monumental conjunto fue escenario de fuertes polémicas sufriendo la censura en tiempos de Juan Domingo Perón y de la Revolución Libertadora. Perseguido y sin encajar en ningún grupo de artistas plásticos, se confinó en su taller donde murió con solo 52 años. 


Su obra apenas ha llegado al mercado, el hallazgo de esta terracota merece la atención de los coleccionistas de arte argentino.

AUTOR CÉSAR BUSTILLO
LOTE 7
PRECIO BASE U$S 1000

¿Le interesa vender algunas obras?

Envíenos un correo electrónico indicando brevemente
qué obras piensa poner en venta, y le responderemos. Haga click aquí­

Suscríbase a nuestro newsletter para estar actualizado.